logo

Casa Sutyagin, Arkhangelsk, Rusia

Conocida como el rascacielos de madera o la cabaña más alta del mundo, esta construcción se suponía que solo iba a tener 2 pisos de altura. Sin embargo su dueño, un empresario que acabó en prisión por su relación con la mafia rusa, se fue viniendo arriba y acabó construyendo 13 pisos con un diseño muy peculiar.

Todo comenzó en 1992, cuando Sutyagin decidió construirse una nueva casa. La obra, en principio, no debía de ser muy complicada de finalizar, pero pronto las exigencias del peculiar empresario comenzaron a complicar el proyecto.

Para Sutyagin, una casa así no reflejaba su estatus social. Él era mucho más importante, por lo que su casa tenía que ser aún mayor. Por eso, decidió levantar varios pisos encima de los que originalmente contemplaba el proyecto.