logo

House of Soviets

Es un enorme edificio ruso brutalista diseñado por el arquitecto Yulian L. Shvartsbreim.

Ubicado en el centro de Kaliningrado Rusia, el edificio ha estado en abandono desde mediados de su construcción. Aun así, sus habitantes lo reconocen como el hito urbano más importante de su ciudad. Suelen referirse a él como “la cara del robot”, ya que su extraña forma les hace imaginar un robot enterrado hasta el cuello que muestra sólo la cara.
Su arquitectura es una mezcla exótica de distintos periodos históricos y culturales, que van desde el legado prusiano, hasta la arquitectura alemana y el modernismo soviético.
House of Soviets es un edificio emblemático pues fue construido sobre el Castillo de Königsberg, el cual quedó fuertemente destruido después de la Segunda Guerra Mundial. Una vez ocupada la ciudad por la Unión Soviética, las autoridades decidieron demoler el castillo en su totalidad, pues, en su opinión, era un símbolo de fascismo.

El nuevo proyecto soviético pretendía ser un edifico de uso mixto de 28 pisos. Sin embargo, se lograron construir sólo 21 de ellos ya que sus fundaciones resultaron ser inadecuadas para el terreno pantanoso, el cual, además, contenía restos y ruinas del Castillo de Königsberg.
En 1985, el comité regional se quedó sin fondos para continuar con el desarrollo de House of Soviets, dejando construida sólo la obra gruesa. En 2005, para el aniversario número 60 de Kaliningrado, se le hizo una pequeña remodelación en la cual se le agregaron ventanas y se le pintó de color celeste pastel.

Actualmente, se están realizando trabajos de recuperación en el espacio público de la primera planta. La idea es formalizar espacios que ya estaban siendo usados por la comunidad para realizar actividades culturales y deportivos

Expertos dicen que sería más barato y seguro demolerlo y construir una obra nueva, sin embargo,House of Soviets no es sólo reconocido por los habitantes de Kaliningrado como el símbolo de su ciudad, si no también es un excelente ejemplo de arquitectura brutalista soviética que vale la pena preservar.
Actualmente, se están realizando trabajos de recuperación en el espacio público de la primera planta. La idea es formalizar espacios que ya estaban siendo usados por la comunidad para realizar actividades culturales y deportivos.