logo

Frank Goldberg, de bloques de madera
al Guggenheim en Bilbao

Imagen: smoda.elpais.com

Frank Goldberg, como todos los de Bilbao, nació donde quiso. Y en su caso fue Toronto. Hijo de inmigrantes judíos, un ruso y una polaca, solía pasar el rato dibujando, armando bloques de madera en casa de su abuela y jugando con materiales pesados en la ferretería de su padre. La familia se trasladó más tarde a California y el joven Frank condujo camiones durante tres años y enlazó trabajos que compaginaba con sus estudios. Allí tampoco encontraba su sitio, hasta que cayó en una clase de arquitectura y ahí, de repente, todo cuadró: los dibujos y los bloques de la abuela. Fue también en esa época cuando cambió su apellido por el de Gehry para evitarse problemas en unos Estados Unidos todavía muy antisemitas.

Aunque hoy, a sus 88 infatigables años –acaba de entregar las nuevas oficinas de Facebook– se le considera, quizá, el mejor representante de esa subespecie tan escasa y llamativa, ‘las superestrellas de la arquitectura’ (pero no le llamen «starquitect» a la cara: lo detesta), su carrera tardó en despuntar. En 1978 compró una casa en Santa Mónica para vivir con su segunda mujer, Berta, y decidió construirle otra casa alrededor con materiales baratos. Le salió una vivienda cubista (la luna se refleja en el lado contrario del tejado), que hoy sigue congregando a estudiantes de arquitectura de todo el mundo que la observan atónitos. Entrando en la tercera edad, firmó su obra más famosa, una que cambiaría para siempre una ciudad, Bilbao. Cuando están a punto de cumplirse dos décadas de la apertura del Guggenheim, mostramos parte de sus obras.

Fuente: Begoña Gómez Urzaiz - smoda.elpais.com

guggenheim

Gehry considera al Guggenheim un éxito colectivo

Imagen: smoda.elpais.com


frankgehry

Detalle del edificio de la Fundación Luma en Arlés (Francia)

Imagen: smoda.elpais.com


collageok

Estudio para un proyecto residencial; y maquetas de obra realizada, arriba, del museo O’Keefe en Biloxi (Misisipi) y torre en el 8 Spruce Street (Nueva York).

Imagen: Mark Leibowitz