logo

Museo Graz Art, Graz, Austria

El edificio en sí mismo es objeto de exhibición. Tiene una forma exótica, con resabios de forma animal que podría asemejarse a una oruga tumbada hacia arriba, globo o burbuja. La planta tiene forma similar a un hígado. El volumen produce un efecto de ingravidez al estar suspendido sobre la planta baja, con un muro de vidrio que deja ver la forma que continúa en el interior.

En la parte superior de la cubierta, 16 toberas acentúan el perfil del edificio y actúan como claraboyas, captando la luz del día para llevarla a los interiores.
La piel exterior que define la forma del edificio, está mediatizada para cambiar de color y aspecto, permitiendo que el museo se convierta en una instalación viviente en sí misma.
Está situado en la orilla derecha del río Mur, en las calles Südtiroler Platz y Lenkai, inserto en el paisaje urbano de la histórica ciudad de Graz.
Está rodeado de construcciones antiguas. En el solar vecino, se encuentra la Cámara de Austria, considerado monumento histórico por ser la más antigua edificación hecha con hierro fundido en Europa.

El esqueleto del edificio está formado por 225 toneladas de acero, sobre las que se colocaron más de mil paneles de metacrilato, moldeados informáticamente, de hasta 2 x 3 metros, que le dan su textura característica al edificio.
La piel exterior es una plataforma de trabajo para proyectos de arte, el diálogo entre los medios de comunicación y el espacio temático. Se trata de una pantalla urbana en la fachada orientada al río y el centro de la ciudad, que actúa como instrumento para producciones artísticas sobre la que se pueden plasmar textos e imágenes como parte de intervenciones de arte electrónico.
Debajo del acrílico de la piel exterior, se encuentra la Fachada BIX que consiste en la instalación de 925 tubos fluorescentes circulares de 40W. Cada anillo de luz actúa como un píxel.

Cada uno de los pixeles individuales de la matriz es una lámpara fluorescente convencional con 40W y un diámetro de 40 centímetros. La decisión para utilizar este modelo industrial ejemplifica el carácter asimétrico del diseño del concepto de BIX.
La “resolución” de la matriz es extremadamente baja. Hay solamente 930 pixeles (el 0.2% de los de una pantalla convencional de televisión), y además en blanco y negro. A pesar de las fuertes limitaciones que esta resolución impone, sin embargo posibilita un reparto enorme de la instalación y es mucho más económico que el de una pantalla de video convencional. (Con el mismo presupuesto se habría cubierto una superficie cien veces menor).
Bajo la superficie acrílica se despliega una matriz de 930 anillos de luz que cubre un área de aproximadamente 20 metros de alto y 40 de ancho. Ajustando individualmente el brillo de cada lámpara, con una frecuencia de 18 imágenes por segundo, cada una de ellas actúa como un pixel.