logo

Templo Wat Samphran, Khlong Mai, Tailandia

Se trata de un edificio de 17 plantas y color rosa rodeado por un enorme dragón que cubre en espiral toda la fachada. Al contrario que otros templos este está habitado por monjas, y en las losetas que cubren sus corredores interiores están marcadas, como en un peculiar paseo de la fama, las huellas de todas las religiosas que han vivido entre sus paredes.

El Wat Samphran es un pequeño templo ubicado a 40 kms de Bangkok, en la provincia de Nakhon Pathom, cuya principal atracción es una torre roja de 17 pisos rodeada por un enorme dragón que parece el Shen Long de Dragon Ball. Es un templo apenas visitado por los turistas ya que no lo encontraréis en ninguna guía de viajes.

Lo primero que te llama la atención es el enorme dragón que rodea el edifico. Las monjas nos llevaron primero a ver y a tocar sus patas. Delante de ellas hay una oración budista escrita en tailandés para recitar mientras se tocan las uñas del dragón. Una vez hecho entramos dentro del edificio donde había un ataúd y unas fotos de un monje que parecía muerto. Se trata del exMonje Phra Jam Long (นายจำลอง), exAbad de este templo, quien empezó la construcción del mismo y que, dicen, pasó 38 días en este ataúd sin respirar y sin que su corazón latiera, para, después, despertar.

Aunque esta no es la única historia oscura, y casi tétrica, del exAbad de este templo. Hay más. Después de visitar todo el templo, a uno le llama la atención lo poco cuidado que está. En muchas zonas parece semi abandonado. Esto se debe a que el fundador del templo, que podéis ver en este vídeo describiendo sus partes, fue protagonista de uno de los mayores escándalos del Budismo tailandés.